Cero jamonero

Guijuelo es una tierra del antiguo reino de León donde nadie se siente leonés sino profundamente castellano. Tierra de dehesas y ganado; de toros y verbenas. La tradición chacinera, el proceso de elaboración esmerado y una consistente campaña publicitaria convirtieron al jamón de Guijuelo en algo “único en el mundo”. Alrededor de la industria agroalimentaria vive casi toda la población de Guijuelo y fundamentan su fortuna algunos pocos entre los que se encuentran los que invierten en el fútbol. A golpe de talonario el Guijuelo hizo un equipo tan bueno para tercera división que hasta ascendió a Segunda B, donde transita con calma e incluso inmoderado optimismo.

El jamón debe de alimentar mucho. Reza el himno de este equipo del Campo Charro que “con jamón y valor el Guijuelo campeón”. No sabemos si será por el jamón pero el Guijuelo es lo más parecido a un equipo vasco en el juego que propone en su feudo. El campo de reducidas dimensiones y la hierba artificial son los principales aliados del equipo “verdejo” que conoce a la perfección sus posibilidades. Para meter un gol tienen que crear muchas ocasiones pero si se ponen por delante en el marcador los jamoneros están en su salsa y todos a una se ponen como toros haciéndole guiños a la (media) luna donde se alinean formando una barrera que no se franquea fácilmente. La Ponfe lo intentó de la forma que sabe, tocando el balón poquito a poco en el centro y profundizando por los extremos. Por lo menos lo intentó. El dominio de los blanquiazules sobre el prado artificial fue estéril y no se materializó en ocasiones de gol, que suelen ser la premisa para ganar los partidos. El Guijuelo le hizo dos a Cabrero pero le pudo meter más. Con un gol de penalty y otro a la contra, al equipo de Crego (ex del Promesas Ponferrada) sólo le faltó el recurrente tanto de córner para conseguir sus tres goles típicos.

La 2ª B tiene 38 etapas y cuatro especiales al final. En este contexto, hablar de Guijuelo es hablar de algo más que de una tapa de jamón; es hablar de esos equipos que convierten a la categoría en un camino erizado de espinas donde el buen fútbol es algo vedado y donde algunos talentosos jugadores deportivistas no parecen encontrarse a gusto. Y así, sin “olés” en las gradas y a ritmo de español pasodoble, la Deportiva dio un “paso atrás” ante el Huesca, ante sí misma y ante los centenares de aficionados que se volvieron a casa preguntándose si realmente el viaje había merecido la pena. El superequipo mantiene intactas sus opciones de Ascenso pero la propia idea de la “superplantilla” se resquebraja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s