¡¡Tócala de nuevo, Fran!!

El mundo del fútbol es un pañuelo. El antiguo hito de la vuelta al orbe en ochenta días no significa gran cosa al lado de la sorpresa que nos tenía reservado el final de la temporada. De los ochenta equipos que disputan la 2ª B quiso el destino caprichoso emparejar nuevamente a Alicante y Deportiva en un duelo a vida o muerte por un puesto en la segunda máxima categoría del deporte rey nacional.

Déjà vu ¿Quién no tuvo alguna vez la sensación de haber vivido algo antes, de experimentarlo por segunda vez? Unas veces pensamos en algo que nos podía pasar y luego casualmente sucedió, y otras, como es el caso, ya lo hemos vivido realmente. El último partido que la Ponfe disputó frente al Alicante permanece en un rincón de la memoria que consultamos cuando buscamos motivos de alegría en días grises. O más bien recordamos los instantes más memorables de aquella tarde hermosísima en la que, tras sufrir lo indecible, pudimos llegar con vida a los compases finales por los pelos (o “por los palos”), y en la que el Gran Fran acertó con un disparo que salió del alma blanquiazul para entrar en la historia.

Tras el gol de Fran miles de ponferradinos y bercianos, unos amigos y otros desconocidos de toda la vida, se abrazaron al unísono en el Rico Pérez, en el pabellón del Toralín, en decenas de bares y en cientos de domicilios particulares. ¿Cómo olvidar aquellos instantes de emoción? Ni podemos ni queremos hacerlo. Actualmente la emoción es contenida pero siguen siendo necesarios los abrazos para formar una piña y aunar esfuerzos hombro con hombro, codo con codo, para que el equipo vuelva al lugar que nunca debía haber abandonado.

Se respiran aires de venganza a orillas del Mediterráneo. Aunque no hubiese revancha, en la cancha el plantel alicantino hubiese sido de todos modos un rival imponente y poderoso. Más aún cuando se espera que sus jugadores pondrán un plus para devolver la moneda a la afición berciana y reconciliarse definitivamente con la propia. Tampoco es culpa nuestra tener que volvernos a jugar el cielo contra ellos. El berciano es tan cortés y valora tanto la justicia que hasta podría haber entre nosotros algún samaritano al que no le importaría que ascendiese esta vez el Alicante “porque le toca”…si no le gustase el fútbol y si no estuviera apasionado por la Deportiva. Porque esta sensacional afición que abarrotó El Toralín como nunca antes tiene ganas de disfrutar de la segunda división que merece por señorío, fidelidad y pasión. El Alicante, otra vez, será el último escollo; le deseamos lo mejor, pero no para el siguiente enfrentamiento. Ahora somos dos años más forofos y llevamos un añito de BBVA en las alforjas, pero conservamos intactos la ILUSIÓN por el Ascenso y el DESEO de ascender.

La presente eliminatoria final se presenta de lo más igualada. A diferencia de lo que ocurriera en junio de 2006, en esta ocasión la SDP no parte como el rival más débil, sino ligeramente como el rival a batir: viene de Segunda, ha quedado primera en su grupo y jugará el encuentro de vuelta en casa. Esto no debe entenderse como que seamos favoritos, vitola absurda cuando los dos contendientes han demostrado estar en el ramillete de conjuntos más potentes durante toda la temporada y en sus filas militan algunos de los mejores jugadores de la categoría. Por cierto que las plantillas son tan distintas en ambos conjuntos que pocos de los que disputaron aquella otra ronda de ascenso volverán a verse las caras como titulares. En buena lógica, para conservar intactas las opciones y dejar que el Toralín dicte sentencia sería providencial sacar un buen resultado en el feudo alicantino, o por lo menos marcar algún gol.

Como quedó patente en la segunda parte del partido jugado contra el Mérida, “Fran Maravilla” ha vuelto por la banda y por sus fueros, y está más motivado que nunca para repetir la machada. Muchos tienen el pálpito de que el zamorano la va a armar en estos dos partidos que quedan, los más determinantes y emocionantes. Por si acaso, si hay una falta el domingo en el Rico Pérez, que algún compañero (por ejemplo Mantecón, que también conoce la jugada) le ponga el balón a “Franín” para que éste chute a portería. Sólo por ver que pasa. A veces las historias se repiten, como este “Alicante-Ponferradina”. Ojalá se repita también el feliz desenlace.

¡Aúpa Deportiva!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s