El comienzo de otro principio

Hoy hace 19 años que desde las oficinas de RNE en Ponferrada se remitían los faxes que cerraban los 15 días más críticos, posiblemente, de la historia de la Ponferradina. Tras una temporada convulsa, se daba portazo al pasado, para iniciar un nuevo camino.
A principios de junio del 94 del pasado siglo la ruptura entre la Deportiva y su entorno social era algo evidente. Aficionados, empresarios, instituciones públicas y ciudadanos en general daban la espalda al club, más aun cuando se extiende el rumor sobre el volumen de la deuda del club, se habla que es cercana a los 45 millones de pesetas. Cualquier intento por recaudar fondos era vano.
En la asamblea convocada para el 10 de junio el presidente, Delfrido Pérez, presenta su dimisión. Se hace oficial que la deuda ronda los 32 millones de los que la mayoría y de más urgente cobro corresponde a la deuda contraida con los jugadores. Se nombra una junta gestora que intenta reconducir la situación con Saturnino Mariñas al frente. El 14 de junio tras analizar la situación se establece en 15 millones el volumen de la deuda a saldar más urgente, si se alcanza esa cantidad el club sobrevivirá, en caso contrario el descenso y una más que probable desaparición serán realidad.
Mariñas y sus compañeros de junta intentan por todos los medios conseguir fondos pero no alcanzan a obtener más allá de buenas intenciones, si bien establecen de forma clara que lo urgente es saldar la deuda con los jugadores (con la AFE por el medio) y después empezar a preparar el futuro, que pasa por la disposición del club de instalaciones municipales dentro del casco urbano (visión de futuro).
Los plazos se cumplen, el tiempo pasa y no se obtienen los fondos necesarios, ante esta situación se convoca una Asamblea de socios Extraordinaria el 5 de julio. De esta sale el último intento de salvación, una nueva junta gestora sin cabeza visible al frente pero con la intención de alcanzar la , cada vez más lejana salvación.
El 13 de julio aparece en escena una figura clave en la solución final, Martín Pérez. Diseña un plan de acción basado en cuatro puntos y el se convirte en coordinador de la junta gestora o en sus propias palabras “voceiro” de la Deportiva.
Su plan tiene un título y un mensaje claro “15 millones en 15 días”. Manos a la obra. A partir de ahí, campañas de publicidad, colaboración de los medios de comunicación, de instituciones y la guinda, el enganche de toda la afición, esa que parecía dormida y que se encontró de bruces el 22 de julio con el envite que le lanzaba el club, pasar a la accion. 7931 botellas de vino perfilando el nombre de la institución pretendían algo más que alcanzar un record Guinness. Era una llamada a la colaboración de todos para salvar algo que era de todos…y el lema que quince dias atras habia lanzado Perez se cumplió. El 29 de julio de 1994 se alcanzó lo que hacía quince días parecía una quimera, la salvación del club. Lo que siguió es otra historia, la que paso a paso, con humildad, pero sin descanso, se ha ido construyendo, recordando de donde venimos y lo que ha costado llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s